lunes, 24 de marzo de 2014

Primeros versos de Destrucciones

Cae el sueño de la roca, quiebra el corazón de la centella. Abre los granos y estudia el trigo. Sé
acebo, sé ruiseñor, sé bacante. Estudia los mil fuegos de la cerca, añora el cristal translúcido, espesa
siempre la sangre que vierte el tiempo sobre las hojas.


Así empieza el poemario Destrucciones. Así empieza el primer poema de treinta y siete poemas en prosa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Este blog está sujeto a moderación. Los comentarios políticamente incorrectos también serán publicados siempre que no sean anónimos.